La última cena – Leonardo da Vinci

 

milan_ultimacenadeleonardo

1495 – 1497

Temple sobre pared

460 x 880 cm

Encargado por el duque Ludovico Sforza para el refectorio de los padres dominicos de Santa Maria delle Grazie, en Milán.

Descripción

Es un mural en donde se visualiza a Jesús alrededor de sus apóstoles, todos ellos en diferentes posiciones y por detrás de una mesa rectangular con panes, platos y copas. En el fondo se puede ver claramente tres puertas, lo cual da a entender que están dentro de una pieza rectangular con el techo plano y varios pilares a los costados. La figura principal es Jesús y cada apóstol está unido en cuatro grupos de tres.

Análisis

La mesa con los trece personajes se enmarca en una arquitectura clásica representada con exactitud a través de la perspectiva lineal, concretamente central, de manera que parece ampliar el espacio del refectorio como si fuera un trampantojo salvo por la diferente altura del punto de vista y el monumental formato de las figuras. Ello se logra a través de la representación del pavimento, de la mesa, los tapices laterales, las tres ventanas del fondo o, en fin, los casetones del techo. Esta construcción en perspectiva es lo más destacado del cuadro.

La escena parece estar bañada por la luz de las tres ventanas del fondo, en las que se vislumbra un cielo crepuscular, de igual manera que por la luz que entraría a través de la ventana verdadera del refectorio. Dicha luminosidad, así como el fresco colorido, han quedado resaltados a través de la última restauración. En la obra los discípulos y Jesús aparecen sentados y atrás de ellos se puede apreciar un paisaje como si fuera un bosque o incluso como si fuera el paraíso. Los apóstoles se agrupan en cuatro grupos de tres, dejando a Cristo relativamente aislado. De izquierda a derecha según las cabezas, son: Bartolomé, Santiago el Menor y Andrés en el primer grupo; en el segundo Judas Iscariote con pelo y barba negra, Simón Pedro y Juan, el único imberbe del grupo; Cristo en el centro; Tomás, Santiago el Mayor y Felipe, también sin barba en el tercer grupo; Mateo, aparentemente sin barba o con barba rala, Judas Tadeo y Simón el Celote en el último. Todas las identificaciones provienen de un manuscrito autógrafo de Leonardo hallado durante el siglo XIX.

El dinamismo de las figuras contrasta con el carácter lineal y estático de la arquitectura del espacio donde se desarrolla la escena. Como siempre, Leonardo describe la profundidad y su atmósfera y transciende el espacio construido al espacio de la naturaleza.

Interpretación

Para la realización de dicha obra, Leonardo da Vinci escogió el momento más crítico de la Ultima cena, donde Jesús anuncia: “Uno de vosotros me traicionará”. Es por eso que muchos de los apóstoles muestran expresiones de sorpresa e incredulidad, como si no comprendiese lo que les dice el maestro. Algunos apóstoles hablan entre ellos, como si les pidieran a quien se sienta a su  lado que volviera a repetir aquellas palabras. Es la primera vez que ese momento crítico es plasmado en una pintura, dado que anteriormente otros artistas pintaron la Ultima Cena, pero en el momento de la bendición de los panes y el vino. Otra cosa a destacar es que Judas, por primera vez, no está en un extremo de la mesa, sino está a la derecha de Cristo, con Pedro y Juan. El único que parece calmado en la escena es Jesús, quizás resignado a su destino trágico y cruel que soportaría horas después de finalizar la cena. Muchos sugieren que toda la composición forma una cruz invisible, dado que Jesús lleva los brazos extendidos hacia abajo y está en una posición recta y vertical en el centro del cuadro.

Juzgamiento

Esta obra fue objeto de miles de interpretaciones a través de los tiempos. No solo se crearon citas, sino también sátiras e, incluso, se escribieron libros generando polémicas sobre la obra. Más allá de eso, en su época, esta obra causó un gran impacto e influyó por completo en la evolución de la plástica europea. En la última restauración, se pudo vislumbrar mejor el realismo de los personajes, así como también los colores fuertes de sus ropajes y las expresiones de asombro y espanto ante las palabras del maestro. Incluso los utensilios puestos en la mesa están hechos con un realismo tal que parecen fotografías. Aquí no hay imperfecciones. Todo está colocado simétricamente y sin atenerse tanto a ponerle demasiados detalles al ambiente. Aquí, lo importante es la expresividad, aquel momento donde se marcaría para siempre el destino de Jesús y el de todos los hombres del mundo. El artista pudo plasmarlo a la perfección y, a pesar de que la obra sufrió deterioros por la humedad, el paso del tiempo y las restauraciones, pudo conservarse hasta el presente en su máximo esplendor para ser admirado por todos.

4 comentarios en “La última cena – Leonardo da Vinci

  1. sergio paz

    La arquitectura del Cenacolo deriva de la representación del Templo de Salomón hecha por Paccioli, Una puerta central y dos ventanas laterales (Cristo es la Puerta). La figura de Cristo toma la forma de un triángulo, esto es la sagrada Tetraktys órfico pitagórica, alfa y ómega. Ella origina un dodecaedro, figura de 12 pentágonos. El dodecaedro (ver Cena de Dalí) corresponde al éter.
    En el lado luminoso de la tetraktis se observan 2 tríades platónicas; la primera, donde argumentan Ficino (De amore) y Platón (Simposio) es una conversación sobre el amor.
    La segunda tríade platónica nos dice que El Amor es el deseo de la Belleza que se perfecciona en Dios.
    En el lado oscuro, femenino de la tetraktys está Judas, el traidor, Pedro, que desea matarle, en contra de las enseñanzas de Cristo y de Platón (Critón) y quien le negará.
    No se debe responder al mal con el mal. Juan se mantiene fiel en su amor a Cristo.
    Por lo tanto el tema de la obra NO es el anuncio de la traición, sino la concordancia de la sabiduría pagana y el mensaje de Cristo. Qué es Amor.

    Me gusta

    1. sergio paz

      Por ello Rafaél, discípulo de Leonardo, representa a Platón con las facciones de Leonardo y con ropaje similar a Juan Episthetos, señalando al cielo, lugar divino donde se perfecciona la tríade.

      Me gusta

    2. Interesante información. Lo que publiqué me lo enseñaron en el instituto y de mano de una doctora en artes. Pero sí, sería bueno ver si existen otras interpretaciones, me gustaría saber cuáles son las fuentes que consultó para brindarme dicha información sobre la obra.

      Me gusta

  2. Marisol: Para comprender esta obra es necesario leer a Ficino, De amore commentarium in convivium platonis. De partida, es evidente que Simposio = Convivio = Cenacolo, esto es una reunión de amigos, filósofos, para discutir un tema que es el amor. Por ello la segunda tríade platónica a la izquierda de Cristo, esto es de la Tetraktys, dice: El amor es el deseo de la belleza que se perfecciona en Dios.
    El tercer trío, como indica Steinberg, dice que no se debe devolver mal por mal (Platón, Critón). En la primera tríade aparecen Ficino y Platón conversando.
    Sibre esto he escrito un art. en Cetiberia net, Estructura cosmológica del Cenacolo vinciano.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s