Ritos de fin de siglo

A finales del siglo XX se presentaron nuevas propuestas de realismo en el arte. Los objetivos siempre fueron el de mostrar escenas dramáticas, arbitrariedad de accidentes y la fragilidad del cuerpo humano. Esta clase de arte provoca malestar, incluso entre un público culto, dado que refleja la violencia y pobreza extrema, la muerte e incluso la temática sexual llevada al extremo. Fue calificado como “realismo neurótico”, donde muestra la pérdida de la ilusión de un mundo estable haciendo visible lo no visto, hasta qué punto puede llegar la fragilidad del ser humano y cuál es la delicada línea que divide al humano de la animalidad. Hace siglos que los artistas se alejaron de la idealización de la realidad, muy utilizada durante los siglos XVI y XVII, donde estaba establecido que el arte debe mostrar la belleza e idealizar al ser humano. Antes llamaba la atención el retratar a una mujer desnuda, con un cuerpo perfecto y un rostro atractivo. A finales del siglo XX, en cambio, la desnudez es representada con anomalías físicas o, incluso, llegan al punto de representar un cuerpo esquelético para impactar aún más al espectador. Y para generar más polémica, incluso son capaces de representar a un Cristo crucificado en las alas de un avión de guerra, algo que, hace tan solo tres siglos, sería motivo suficiente para mandar al autor de la obra a la hoguera. No importa si el tema es religioso, sexual, político o social. Lo importante es generar polémicas y, de esta forma, el artista se sentirá una persona importante en la sociedad.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s