Especial Lourdes Mendez, «Antropología de la producción artística», capítulo 2

A partir de la fecha, se iniciará la serie de entradas donde transcribiré informes de capítulos de los libros leídos, relacionados con el arte, la tecnología y la cultura de la imagen en general. Los informes serán escritos una vez por semana, los cuales tendrán el resumen y la reflexión del capítulo leído del libro en específico. En esta ocasión he decidido continuar con el libro «Antropología de la producción artística» de Lourdes Mendez. Espero lo disfruten y me acompañen en el camino de brindar información a todo aquel que esté interesado en saber más acerca del arte.

Informe del segundo capítulo de “Antropología de la producción artística”

produccionartisticafausttoguerrerovaa

“Los estudios sobre el arte han reflejado los enfoques teóricos dominantes y una ideología social mayoritariamente compartida según la cual primitivos y mujeres eran seres de una naturaleza esencialmente diferente” (Lourdes Méndez, 1995, pp 61). Esto es algo que ha ocurrido por siglos, en la cual tanto la antropología como la historia del arte, crearon imágenes estereotipadas del arte no occidental y que se han visto en diversos estudios realizados por antropólogos cuando comenzaron estas investigaciones.

Los difusionistas alemanes han compartido la idea de la incapacidad de invención de los seres humanos junto con los difusionistas ingleses, pero han sostenido la idea de una posible evolución múltiple. Los autores evolucionistas y difusionistas también realizaron discusiones sobre las diferentes etapas que pasaron las distintas sociedades a lo largo de la historia. Para muchos, todas las sociedades tendrían que pasar por las mismas fases antes de alcanzar los logros que la harían merecedoras del título “civilizadas”. Boas será quien lanzará una crítica contra estas posturas evolucionistas y difusionistas. Sin negar que puedan existir leyes generales en el desarrollo de la humanidad, apoyándose en datos empíricos y en la existencia de instituciones semejantes en todas las sociedades, postula que esa semejanza se debe  a que el espíritu humano tiende a obtener siempre los mismos resultados, independientemente de que las circunstancias geográficas, económicas, políticas o religiosas sean similares o divergentes.

Para Benedict, todas las culturas se organizan en torno a un ethos central, interiorizado por los individuos. Es la causa de que los miembros de una cultura compartan una personalidad dominante que guía sus actividades y comportamientos. Kroeber elaboró una teoría en que la relación entre estilo y civilización quedase patente, estudiando el desarrollo y dinamismo de los estilos históricos, donde pasan por etapas de crecimiento y decadencia. Ruth Benzel indagó sobre la experimentación e innovación de los artistas dentro de los límites establecidos por los convencionalismos, así como también la influencia de la creación de obras de arte en mujeres. Para ella, el ritmo, la simetría y el color deben estudiarse como los aspectos formales de todo arte, mientras que el dominio de la técnica debe vincularse con las características de los materiales.

El estructuralismo pondrá el acento sobre los sistemas cognitivos, que permiten a los individuos percibir, ordenar, clasificar y dotar de significado al mundo. Unida a la problemática de los sistemas de clasificación, se encuentra la del simbolismo. Para ordenar la realidad, se elaboran sistemas simbólicos que solo pueden ser colectivos. La creciente complejidad en el análisis de las artes conduce a ciertos autores a considerar el arte, no como una realidad objetiva, sino como un proceso en el sentido antropológico del término. El artista es un individuo, pero también una realidad sociocultural y por lo tanto está condicionado por los sistemas sociales que conforma su cultura. El sistema de las artes visuales no es verbal. Transmite “mensajes” heterogéneos y no verbales y, sobre todo, los objetos estéticos despiertan emociones, sensaciones y sentimientos, a veces intraducibles.

La cultura dominante es la que establece las características que debe tener una obra de arte, así como también quienes pueden ser considerados artistas. Hasta hoy en día se discute sobre las diferencias entre artista y artesano e, incluso, hay discusiones sobre lo que es ser artista y diseñador. Incluso se analiza si lo que realizan las otras culturas pueden ser catalogadas de arte o si, simplemente, realizan artesanías. Como la cultura occidental europea y estadounidense es la que se impone en estos momentos, entonces estudiamos su historia del arte, los artistas que pasaron a la historia y los aportes que realizaron en el ámbito artístico. Si estuviésemos dominados por la cultura china, entonces tendríamos otro concepto muy diferente acerca de qué debe ser considerado arte. Y pasaría lo mismo si las diversas culturas africanas, americanas u oceánicas hubiesen dominado el mundo.

Cuando se estudia sobre las conquistas de América, se enfoca a los indígenas como pequeñas sociedades silvícolas, sin transiciones históricas y, mucho menos, artísticas. Pero con más investigaciones, uno puede ver que algunas tribus eran silvícolas y que ya existían poblaciones semi nómadas e, incluso, grandes civilizaciones como aztecas, maya e Inca, donde desarrollaron la escritura y tenían una gran organización política y social. Por lo tanto no se puede descartar que ya tenían su propio concepto de arte, así como también sus artistas e, incluso, el cómo ellos visualizaban el mundo.

amc_00612

Cada cultura tiene un arte característico, que lo diferencia de las demás. Sin embargo, hay que recordar que los artistas también tienen su propia personalidad, por lo que hace que las obras de un artista sean diferentes de las obras de otro. Sin embargo, y tal como lo plantean los estudiosos del tema, los artistas también se ven limitados por los preconceptos y prejuicios de su propia cultura. Anteriormente era de mal gusto retratar a una mujer desnuda e, incluso, esas obras se consideraban pornográficas. Hasta hace poco no se estudiaba a las mujeres que realizaran arte o cualquier otro ámbito académico y científico. Sin embargo, hoy en día, es normal ver a una mujer pintar un cuadro, dibujar y estudiar. Aún así, seguimos estancados por los preconceptos sociales, que hacen que no se encuentren datos sobre las transiciones de las mujeres en el ámbito artístico e, incluso, es difícil encontrar datos sobre un artista no occidental.

El arte occidental está lleno de clasificaciones de estilos y técnicas, así como también siempre se estudia la evolución del concepto de arte en occidente desde la Antigüedad hasta el presente. Pareciera que el resto del mundo no tiene dichas clasificaciones ni evoluciones, por lo que siempre se las enmarca dentro de un mismo estilo, una misma técnica. Incluso, muchas culturas adoptaron las clasificaciones que establecieron teóricos y artistas occidentales luego de analizar obras, libros y artículos que hablaran sobre el tema.

Para concluir el tema, todas las culturas poseen ciertas similitudes, solo que la enfocaron en diferentes caminos a la hora de realizar arte. Y también cuentan con sus clasificaciones que, al fin y al cabo, son similares al del arte occidental. aún así, y por sus limitaciones sociales y culturales, cada obra es diferente y también se puede ver reflejado el pensamiento y el mensaje del artista que lo ha realizado en un determinado tiempo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s