Cómo combatir la procrastinación y algunas actividades que puedes realizar cuando no te viene la inspiración

7-passos-para-parar-de-procrastinar-tudo

Hace tiempo, pregunté a un grupo de colegas cómo podría dejar la procrastinación, el peor enemigo de artistas, diseñadores, creativos y demás freelancers. Recibí varias respuestas al respecto. Algunos me dijeron que me tomara un tiempo hasta que “me viniera la inspiración”. Otros me aconsejaron que aprovechara para ver tutoriales y practicara nuevas técnicas. Hasta están los que me sugirieron que leyera libros, saliera de mi “zona de confort” y anotara en mi agenda la lista de cosas pendientes por hacer, desde los más urgentes a los menos importantes.

Por supuesto, tuve en cuenta sus consejos y sugerencias, pero seguí procrastinando por un buen tiempo. Hasta que un día me dije “¡BASTA!” y proseguí con los trabajos que tenía pendientes. Sin embargo, al hacerlo todo de golpe, después de meses sin producir nada, también contribuyó a un desgaste mental y no me sintiera satisfecha con los resultados. Por lo que, en estas últimas semanas, estuve reflexionando al respecto y me di cuenta de algo importante. No importa qué tantos consejos te digan, cuántos artículos leas sobre el tema ni cuantas recomendaciones intentes aplicar en tu vida cotidiana. Todo se resume en una sola palabra: voluntad.

Sí. Voluntad. Diciéndolo de esa forma suena a que es evidente. Pero no es tan sencillo como parece. Como sabrán, la procrastinación es el hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse o realizarse sí o sí, para sustituirlas por otras actividades más agradables. Por ejemplo, si eres un ilustrador, te encargaron realizar una serie de diez ilustraciones para un libro de cuentos. Te propones a realizar, al menos, una ilustración por día hasta completar la serie. Pero, con el tiempo, esa tarea se vuelve agotadora y empiezas a distraerte con otras cosas, como ver una serie, responder mensajes del Facebook, buscar videos de gatos por Youtube, etc. Y es ahí cuando llega el último día y realizas todo el trabajo que tendrías que hacer realizado en una semana, solo para cumplir. A veces ni siquiera logras terminar tu trabajo. Y no solo pierdes dinero, sino también el cliente forma una mala imagen de ti, lo cual hace que no te recomiende o no te considere para futuros proyectos.

Lastimosamente tenemos que trabajar, producir, contactar con profesionales y posibles clientes. No hay de otra. Vivir del arte es difícil. Algunos realizan otras actividades complementarias para solventar sus gastos. Si deseas ser un freelance de tiempo completo y no depender de nadie, primero debes sudar la gota gorda y proponerte ciertas metas para combatir la procrastinación. Y todo eso se hace con la fuerza de voluntad. Mucha voluntad.

Por eso, en este artículo, te propondré algunas formas de combatir la procrastinación. Seguida de eso, habrá una sección final donde hablaré de las actividades que puedes hacer cuando no te viene la inspiración. Pero recuerda, nada de lo que escriba aquí será de gran ayuda si no pones de tu empeño para combatir la procrastinación. Compárate con un alcohólico que desea dejar su vicio para recuperar su vida. Porque la procrastinación es eso: un vicio. Y solo tú puedes vencerlo.

El pomodoro o la técnica de los 25 minutos

tomato-timer2

Consiste en dividir el tiempo en un intervalo de 25 minutos, seguidos de 5 minutos de descanso. Es ideal para cuando debas realizar una tarea excesivamente larga y quieres evitar la ansiedad y el agobio de llevarla a la acción. Para que la “técnica de los 25 minutos” sea efectiva, debes evitar toda clase de interrupciones. Enciérrate en tu pieza o lugar de trabajo, hazles saber a tu familia que NECESITAS hacer ese trabajo y que no quieres que te interrumpan. Incluso es aconsejable que apagues tu celular. Y en lo posible, desconéctate del internet. No uses nada que te distraiga y, durante esos 25 minutos, ocúpate de realizar parte de la tarea. Una vez terminado el tiempo, tómate el descanso de 5 minutos y aprovéchalos para relajarte.

¡Congélate! Un juego de niños que pueden jugar los adultos

congelado

Seguro recuerdas que, de niño, jugabas algún juego donde debías correr por cualquier lado, hasta que alguien gritara “¡Congélate!” y automáticamente te quedaras quieto, sin moverte ningún centímetro para no perder el juego. Pues bien, aunque no lo creas, puedes hacer algo similar en tu vida cotidiana. Supongamos que debes pintar ese cuadro, pero te dan ganas de ver ese video que tu youtuber favorito acaba de subir. Es ahí cuando debes gritar en tu mente “¡Congélate!” y te quedes ahí quieto. No hagas absolutamente nada. Quizás suene un poco improductivo y me dirás: “¿Y luego qué? ¿Me quedo ahí parado, como idiota, sin hacer absolutamente nada?” Y sí. Eso es lo que te digo. Si no vas a pintar ese cuadro que sí o sí debes pintar ya sea para un cliente o para un concurso de pintura, es mejor que no hagas ninguna otra actividad. Así te darás cuenta de lo que debes hacer y proseguirás con tu tarea. El video puede esperar. Tu cliente o el concurso no. Esos sí tienen fecha de entrega.

La regla de los dos minutos

Digital StillCamera

Parece increíble, pero muchas de las actividades que posponemos nos pueden llevar solo dos minutos (o menos) realizarlas. En este caso, si es algo que te lleva solo dos minutos realizarla, solo hazlo. Y si es una tarea larga, o deseas adquirir algún hábito, tómate dos minutos para realizarla. En este caso, sería preparar tu escritorio o lugar de trabajo con tus materiales y comenzar con el primer trazo.

La agenda, tu mejor amiga

Terminplaner

Todas las noches debes anotar en tu agenda las actividades a realizar al día siguiente o a la semana siguiente, con sus horarios. Si lo anotas en tu celular, puedes colocar alarma, así sabrás cuándo iniciar con la tarea.

Y para finalizar este artículo, te propongo algunas actividades que puedes realizar cuando no te viene la inspiración para realizar un nuevo proyecto personal.

  • Sal a caminar, hacer ejercicios.
  • Lee libros de diversos temas.
  • Estudia algún curso que complemente con tu trabajo o, simplemente, estudia para aprender algo nuevo.
  • Aprovecha para tomar fotos de tus obras o escanear tus dibujos y actualizar tu portafolio, sitio web o página de
  • Si te invitan a salir con amigos o familia, aprovecha y ve con ellos. A veces, el socializar con otros, nos ayuda a despejar la mente y genera nuevas ideas para llevarlas a cabo.

Y lo más importante, no olvides que a la inspiración no debes esforzarla. Tal como dice Picasso: “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”. Y si tu hábito es el de procrastinar, difícilmente la inspiración quiera aparecer en tu mente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s