Análisis del libro «Arte y belleza en la estética medieval» de Umberto Eco.

53403-encaustic_virgin

Umberto Eco ha realizado un compendio de historia de las teorías estéticas elaboradas en la Edad Media latina, las cuales fueron resumidas y sistematizadas de forma tal que se pueda conocer y comprender la filosofía medieval, se tenga o no una formación del mismo.
El estudio de la estética medieval que realizó Eco, tiene los mismos propósitos de comprensión de una época histórica que podría haber tenido un estudio sobre la estética griega o sobre la estética barroca. Se entiende, por teoría estética, cualquier discurso que, con algún intento sistemático y poniendo en juego conceptos filosóficos, se ocupe de fenómenos que atañen a la belleza, al arte y a las condiciones de producción y apreciación de la obra artística.
Si bien el concepto de «Estética» se desarrolló en el siglo XVIII en Europa y se desechó, por mucho tiempo, el concepto de belleza y del arte elaboradas tiempo atrás, en la actualidad se dio una revalorización de la Edad Media, realizándose estudios sobre el placer estético, el gusto, la belleza, las relaciones del arte y demás actividades de la época.
En cuanto a la reconstrucción histórica, Umberto Eco ha intentado apuntar sobre cómo el mundo medieval respondió a las preguntas que se hacía sobre los fenómenos estéticos en el ámbito de la propia metafísica influyente, de la propia cultura, de la propia visión del mundo. En otros términos, una reconstrucción histórica de la época medieval debe ayudarnos ante todo a entender mejor esa época.
En su libro, el autor ha intentado contar una historia que se desarrolló desde los siglos anteriores al año Mil hasta las discusiones de la Escolástica tardía en el ámbito cultural del Medioevo. En el mismo se puede apreciar los estudios que realizaron varios autores de la época, como Felipe el Canciller, Pseudo Dionisio, san Buenaventura, Santo Tomás, Dante, entre otros.
La civilización medieval intenta, para lo bello, fijar la esencia estable de las cosas en una fórmula límpida y compleja. La teoría sistemática lleva a cumplimiento la imagen estética del «ordo» político y del «ordo» teológico cuando este está ya minado por mil partes: por la conciencia nacional, por las lenguas romances, por el cambio social, por la duda teorética. En cierto momento, la Escolástica tiene que vérselas con la poesía en romance, con nuevos fermentos hereticales, con el aflorar de textos más o menos arcaicos, con la nueva ciencia experimental y cuantitativa, con distintas concepciones del individuo y de la sociedad, de la seguridad y la inquietud y, por lo tanto, también de los bello, lo feo y el arte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s